Personas tóxicas: evita que contaminen el ambiente de tu organización

El clima laboral tóxico es generado por algunos miembros que crean ese ambiente, esa “vibra”, se les conoce con el término de “personas tóxicas”. Algunas de las características que tienen son: gritan, hablan siempre de cosas negativas, se quejan por todo, generan conflictos entre compañeros, no trabajan, etc.

Hoy en día la mayoría de las empresas sabe y reconoce el que el clima laboral es un factor importantísimo que hay que cuidar para asegurar la satisfacción de los empleados y su adecuada respuesta ante la demanda de trabajo. Por ello, una acción clave es identificar y ayudar a aquellos que, de alguna manera, estén contaminando el ambiente laboral y volviéndolo tóxico, ya sea a través de su comportamiento o por la dinámica que desarrollan en la relación con sus compañeros.

Evitar que las personas tóxicas contaminen el clima de tu empresa no es cosa fácil, pero con un poco de ayuda y con los conocimientos apropiados puedes prevenirlo, o bien, tratarlo.

¿Qué se puede hacer?

Identifícalos. Algunas características que comparten son:

  • Asumen el papel de víctimas y culpan a su entorno por todo lo que les pasa.
  • Concentran críticas destructivas en las malas decisiones de los “jefes”.
  • Cambios de humor repentinos y no se sabe nada de su vida íntima (pero saben todo de las de los demás).
  • Predomina en ellos la queja constante y la negatividad por encima de la proactividad y el trato amigable.

¿Cómo abordar la problemática?

1. Organizar talleres de asertividad. La asertividad es un estilo de comunicación que no toda la gente conoce o ha desarrollado. Sin embargo, puede potenciarse mediante la vivencia de talleres. El poder expresar qué nos molesta con total seguridad y con respeto es esencial para una buena comunicación entre empleados.

2. Promoción de valores y protocolos actitudinales. Los códigos de conducta y reglamentos internos de la empresa permiten regular el tipo de comportamientos permitidos o no. Contar con protocolos de este tipo ayuda a orientar a los colaboradores sobre lo que se espera de ellos en la empresa y, a su vez, son útiles para especificar y anunciar las sanciones correspondientes ante las faltas al reglamento.

3. Brindar orientación profesional. Normalizar las conductas nocivas en la organización y adaptarse al ambiente tóxico genera graves consecuencias en la salud de los colaboradores. La ayuda de un especialista en Psicología será de gran utilidad para el manejo de esta situación dentro de la empresa. La orientación profesional puede llevarse a cabo a través de capacitaciones grupales y entrenamiento de habilidades ya sea a nivel individual o en sesiones de grupo.

4. Realizar actividades recreativas. Una buena estrategia para fomentar la empatía, el compañerismo y la colaboración en el equipo es organizando actividades fuera del área de trabajo. Los momentos que los empleados compartirán les permitirá conocerse mejor, disminuir el estrés y desactivarse un poco para poder relajarse.

5. Visión de metas y objetivos claros. El trabajo en equipo por cumplir con una meta clara o un objetivo bien establecido permite que los empleados se enfoquen en determinada tarea y las conductas tóxicas disminuyan.

Algunas empresas cuentan con oficinas o módulos de atención profesional para sus empleados. En estos módulos, psicólogos profesionales brindan contención y apoyo de seguimiento a las problemáticas del equipo. Si deseas información sobre la instalación de estos módulos de asistencia, o sobre nuestros cursos y talleres, contáctanos.

Comparte con tus amigos!