¿Cómo aplicar la Inteligencia Emocional en el área de trabajo?

Frustración, ira, enojo y el estrés laboral son algunas de las reacciones que experimentan las personas que trabajan en un ambiente laboral tóxico, ya sea por la convivencia con compañeros (as) difíciles o por las malas condiciones en que se encuentran laborando. Estas situaciones suelen desencadenar en el desarrollo de un bajo nivel de tolerancia, poco control de impulsos, disminución de la motivación y entusiasmo así como en el deterioro de la propia agilidad mental, y todo esto a su vez son indicadores de falta de Inteligencia Emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Es la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la sutileza de las emociones como fuente de energía humana, para solicitar o proporcionar información, hacer conexiones y tener influencia (Cooper y Sawaf, 2004).

¿Cuáles son sus beneficios?

1. Toma de decisiones favorables para el equipo de trabajo.

2. Genera proactividad en el equipo de trabajo.

3. Mejora la calidad de las relaciones laborales.

4. Desarrolla un apropiado control de las emociones personales, así como también de las emociones del equipo de trabajo.

5. Saber quécómocuándodónde y a quién expresar las propias emociones.

6. Desarrolla la habilidad para gestionar, motivar y dirigir a los miembros del equipo de trabajo.

¿Cómo desarrollarla y aplicarla en el ambiente laboral?

Para desarrollarla se requiere de compromisopaciencia y mucha prácticade los siguientes puntos para poder aplicarla y obtener buenos resultados.

Exteriorización. Genera espacios, por medio de reuniones informales o juntas, para abordar las áreas de oportunidad, así como también el reconocimiento de las fortalezas o logros del equipo o empresa, o bien, a nivel individual hablando con claridad y respeto para evitar malentendidos.

Asertividad. Motiva al personal a expresar sus comentarios y críticas de trabajo de forma cordial, firme y respetuosa evitando dañar su integridad física, moral o emocional y la de sus compañeros. Recomiéndales buscar un lugar adecuado para hablar, de preferencia privado, evitando enfrentarse a compañeros en áreas públicas o concurridas.

Atención dinámica. Incentiva al equipo de trabajo a que escuchen de manera atenta y activa, analizando lo que dicen sus compañeros y opinando de vez en cuando para complementar y darle valor a sus opiniones. La atención dinámica ayudará a estrechar los lazos del equipo de trabajo.

Crítica constructiva. Muestra a tu equipo cómo sería brindar una crítica constructiva. Recalca que esta deberá ser un mensaje que aporte algo valioso y significativo para quien la recibe, sobre todo en las áreas de oportunidad.

Monitoreo de frustración. Identifica y monitorea bajo qué circunstancias o escenarios y con qué frecuencia suele generarse mucho estrés, presión o frustración en el equipo de trabajo para poder buscar alternativas, ayudar al equipo a canalizar esto y evitar que el desempeño se vea afectado.

Para evitar que las problemáticas de tus empleados afecten la productividad de la empresa, pide apoyo. Contáctanos para recibir más información sobre nuestros cursos y talleres.

Referencias:


Comparte con tus amigos!