¿Problemas en la empresa? Evita una crisis laboral, sigue nuestras recomendaciones

En todas las empresas ocurren, diariamente, incidentes que pueden mermar el desempeño laboral de los empleados. Estos eventos impactantes pueden presentarse en tres ámbitos:

1) Dentro de la empresa.

2) En el medio ambiente (agentes externos).

3) En la vida personal de los colaboradores.

Dentro de las causas de una crisis laboral dentro de la empresa encontramos por ejemplo: accidentes laborales, riñas o descontentos entre los trabajadores, despidos o renuncias en condiciones inusuales, etc. Un segundo tipo de evento crítico puede ser suscitado por causas naturales como: huracanes, inundaciones, sismos, incendios, etc. La productividad de los colaboradores también puede verse disminuida por situaciones personales como: enfermedades, fallecimientos, experimentar situaciones delictivas, problemas familiares, dificultades económicas, problemas de pareja, etc.

Por eso, es importante saber que quienes experimentan una crisis laboral suelen desarrollar ciertas reacciones normales y esperadas ante dicho evento, tales como: miedo, angustia, insomnio, tristeza, llanto y dolor. La mayoría de estas personas requerirán de una ayuda oportuna para evitar daños posteriores a nivel emocional y conductual.

El capital humano es el recurso más valioso con el que cuenta cualquier empresa, por ello, es imprescindible que ésta se encuentre debidamente preparada para apoyar a sus colaboradores ante la presencia de una crisis. En este sentido, los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) cobran gran importancia y se convierten en una herramienta clave con la que todo el equipo de trabajo debe de contar y conocer.

¿Qué son los PAP?

Son la primera atención o ayuda que reciben aquellas personas que se encuentran afectadas por un incidente crítico. Esta debe recibirse, preferentemente, dentro de las primeras 72 horas pasado el evento crítico. Por su nombre, pudiéramos pensar que únicamente es aplicada por psicólogos(as) pero, en realidad, cualquier persona puede prepararse y hacer uso de esta herramienta. Los PAP tienen la finalidad de brindar apoyo para prevenir el desarrollo de trastornos como el estrés postraumático u otros trastornos, los cuales pueden perjudicar de manera importante la vida cotidiana de la persona afectada. Para actuar de manera eficaz, se tiene que pensar en cumplir tres objetivos que son:

1. Proporcionar apoyo inmediato: reducir el estrés que se ha generado por la crisis, acercándonos a la persona afectada y permitir que esta hable y exprese su sentir sin interrumpirle.

2. Reducir el riesgo de muerte de la persona afectada: prevenir que se autolastime, quiera lastimar a alguien más o que en el lugar en el que se encuentre haya riesgo de muerte o de lesiones graves.

3. Servir de vínculo con los recursos de ayuda: asegurarnos de que la persona afectada reciba la atención que requiere en el lugar adecuado.

¿Qué SI hacer y que NO hacer ante una crisis?

NO…

Dar consejos, ponerse de ejemplo, hacer contacto físico, minimizar la situación diciendo frases como: “pudo haber sido peor”, “no pasa nada”, “te va a dar algo, te puede dar un infarto o te puedes enfermar”, “tienes que ser fuerte/valiente”, llorar junto con los afectados, gritar o estar a la defensiva.

SI…

Usar un tono de voz tranquilo y pausado. Preguntar qué es lo que necesitan. Ordenar prioridades: si la persona requiere de atención médica o necesita llamar a sus familiares. Y tratar de que la persona afectada sea quien proporcione opciones sobre qué hacer, esto para ayudarle a pensar objetivamente.

Para evitar que los problemas de tus empleados afecten la productividad de la empresa, pide apoyo. Contamos con un equipo de expertos que pueden ayudar a tu equipo de trabajo a adquirir esta herramienta y, así, estar preparados ante cualquier contingencia.

Comparte con tus amigos!