Red y green flags en las relaciones

“El amor no reclama posesiones, si no que da libertad.”

Rabindranath Tagore

Durante los últimos años, las redes sociales se han llenado de imágenes, memes y comentarios que exponen las red y green flags cuando hablan acerca del romance, pero ¿entiendes de qué se trata? A continuación, te comentaremos qué significan en una relación de pareja y por qué es importante conocer lo que hay detrás de cada una.

 Green flags forman parte de aspectos que deseamos se cumplan en una relación, así como las red flags son aquellas señales que nos hacen replantear la dinámica de pareja que se tiene actualmente.
Green flags forman parte de aspectos que deseamos se cumplan en una relación, así como las red flags son aquellas señales que nos hacen replantear la dinámica de pareja que se tiene actualmente.

¿Qué significa cada una?

Red flag o bandera roja: ¡Huye de esa relación!

La red flag o la bandera roja, significa riesgo, peligro o advertencia de que algo no está marchando bien dentro de una relación; por ejemplo, quiere decir que algo no está bien en tu romance, que sus tratos no son los correctos, que sus actitudes son incómodas y que estás dentro de un amor tóxico, machista, misógino o peligroso.

Green flag o bandera verde: Relación saludable

Las green flags en una relación hacen referencia a una relación sana y estable en la que resuelven los problemas hablando, respetan su privacidad, no hay celos tóxicos, expresan lo que sienten, reconocen sus errores, comprenden que no todo gira alrededor de uno, tienen expectativas realistas sobre el amor, tienen confianza y comunicación, se apoyan en todo.

Rasgos de las red y green flags que podrían confundirse:

1.- Pasa varios días distante

A veces creemos que una persona es fiel o te ama si está 24/7 preocupado o atento de tu vida; sin embargo, es bueno que las personas se den un espacio para ellos mismos. Conocerse en soledad y que los otros hagan lo mismo, mejora el conocimiento propio, así que este es un rasgo que puede confundirse con una red flag. Lo que sí necesitarías evaluar es si una persona de pronto no contesta a tus mensajes o llamadas como “castigo” de algo que a lo mejor ni existe culpa.

2.- Confundir la falta de respeto con sinceridad.

El que una persona diga lo que piensa con el fin de mejorar la relación o con el propósito de que su pareja crezca y sepa que algo no está bien es bastante válido, pero a veces creemos que eso es una mala acción, pues nos sentimos agredidas o criticadas y puede ser todo lo contrario. Así que debe haber espacios en la relación donde se deben buscar soluciones mediante la comunicación y no tomarse a mal que una pareja te comente algo que no le parece de ti, siempre y cuando haya respeto a la hora de hacerlo.

Para estar más seguros de estos límites de confusión es importante conocerte y darte cuenta de qué situaciones comienzan a lastimarte o tener tintes turbios, y lo más recomendable, es verlo siempre objetivamente, no todas las personas son malas y las personalidades son infinitas.

Es importante mencionar el cómo las green flags nos pueden ocasionar problemas cuando somos nosotros los que no hemos experimentado el estar en una relación sana y recíproca, lo que nos lleva a tener una tendencia que nos pueda sabotear. Recuerda que después de pasar por una relación conflictiva, los cambios positivos nos pueden generar cierto rechazo ya que lamentablemente “no estamos acostumbrados a los tratos sanos” que conllevan una nueva interacción.

Así mismo, podemos querer regresar a las red flags debido a que es aquello conocido por nosotros, por lo cual no representa un riesgo que no hayamos tomado o sufrido anteriormente, pero que eventualmente, terminará por desgastarnos ya sea a nivel físico y mental.

Helpsi Capital Humano

¿Necesitas ayudaPérdida de un ser querido, estrés, divorcio, suicidio, depresión, tristeza, insatisfacción con la vida, víctima de violencia… Sea cual sea el problema, NO tienes por qué pasar por eso en soledad. Agenda cita con un profesional  y veamos como podemos enfrentarlo juntos.

Siga Leyendo:

Shares