1a causa de muerte en las mujeres mexicanas: el cáncer de mama. Así impacta su diagnóstico

En los últimos años, el número de muertes causadas por el cáncer de mama ha aumentado de forma alarmante, 1 de cada 14 mexicanas que padace esta enfermedad pierde la vida. La causa principal es el retraso en el inicio del tratamiento, ya sea por la tardanza en la búsqueda de atención médica luego de que una mujer presenta un posible síntoma de cáncer de mama,
o por la demora en el sistema de salud, particularmente al dar el diagnóstico definitivo.

Un diagnóstico de cáncer puede tener un impacto enorme en la mayoría de los pacientes, las familias y los cuidadores. Con que el médico diga la palabra “cáncer” puede causar un gran efecto en la persona y sus familiares. Con un diagnostico de cáncer, quien lo padece entrará a un largo camino que puede afectar la salud física, bienestar mental y relaciones con sus seres queridos. Los pacientes y sus familias no deben negar los problemas emocionales asociados con el cáncer y una de las mejores cosas que pueden hacer para mejorar su calidad de vida es aprender más sobre el tema y conocer las reacciones emocionales normales esperadas tras el diagnóstico.

1. SHOCK / IMPACTO EMOCIONAL

Caracterizado por un bloqueo mental, en esta primera fase la persona y/o familiares niegan la realidad, se resisten a aceptar el diagnóstico. Los sentimientos se desbordan de tal forma que puede haber reacciones explosivas o bien reprimidas y reaccionar con aislamiento.

2. DESORGANIZACIÓN DE SÍ MISMO

En esta fase persiste una confusión generalizada y una falta total de concentración. La persona pasa de una emoción a otra, por ejemplo, habla en exceso, ríe, luego llora, guarda silencio, etc.

3.  ENOJO / RABIA

En la tercera fase es común que la persona se rebele contra todo y contra todos, cuestionando sus propias creencias y valores, buscando culpables constantemente, agrediendo indiscriminadamente a otros y con frecuentes ataques de ira.

4. CULPA / DEPRESIÓN

Lo característico de esta fase emocional es que el enojo, antes expresado hacia los demás, ahora se vuelve contra sí mismo. La persona se culpa de lo sucedido; sin embargo, también es el momento donde muchos aceptan el apoyo e inician la búsqueda de ayuda significativa, por ejemplo profesionales como psicólogos, psiquiatras, líderes religiosos, etc.

5.  ACEPTACIÓN / NÚCLEO DEL DUELO

Todo este proceso de impacto emocional ante el diagnóstico es lo que se conoce como duelo, en este caso, duelo ante la pérdida de la salud. En la quinta fase, la persona experimenta una experiencia de soledad, un vacío, desesperanza, pensamientos catastróficos y pérdida del sentido.

6. ALIVIO EMOCIONAL

La persona está terminando de elaborar el duelo. El alivio emocional es el resultado de la aceptación y la valentía. En esta fase la persona se valora a sí misma, valora su vida e incluso llega a sorprenderse de su bienestar emocional pues ha llegado a aceptar que todo fluye y ella permanece.

7.   REESTABLECIMIENTO / ADAPTACIÓN

En esta fase, la persona ha llegado a conciliar consigo misma de tal forma que se siente renacida, siente deseo de aprovechar y disfrutar de la vida, incluso elabora nuevos planes. Siente que merece vivir de una manera diferente, se empieza a interesar en nuevas cosas, puede incluso establecer nuevas relaciones y actividades que antes no consideraba. Su energía aumenta, se sabe más fuerte, sus prioridades cambian y comienza a tomar decisiones con mayor seguridad.

Es importante aclarar que el duelo es un proceso natural y adaptativo, su función es ayudarnos a procesar las pérdidas y poder seguir viviendo en tranquilidad emocional. No es un proceso lineal, es decir, aunque las fases para concluir este proceso son en el orden mencionado, esto no significa que la persona no tenga retrocesos, de hecho, es sumamente normal y común regresar de una fase a otra hasta lograr adaptarse.

En situaciones de salud, la duración y profundidad del duelo varía con regularidad, puede llevar meses o años y dependerá tanto de las complicaciones de la enfermedad como de las herramientas emocionales y recursos externos (economía, familia, amigos, trabajo, etc.)  con que la persona cuente para hacer frente a la enfermedad.

Por último, te compartimos algunas recomendaciones para ayudar a una persona con cáncer:

– Aliéntala a continuar su tratamiento.

– Promueve la actividad física moderada, como salir a caminar.

– Ayúdale a reservar y asistir a sus citas de tratamiento.

– Se cálido (a), atento (a) y directivo. Habrá momentos donde se le dificultará tomar, incluso, pequeñas decisiones.

– Se tolerante, acéptale de manera incondicional.

– Escúchala atentamente, evita confrontarla.

– Apóyala en expresar sus emociones, sugiere que hable y llore si así lo desea.

– Si detectas ideas suicidas o de autolesión, guíala para que sea atendida inmediatamente por un profesional de la salud mental.

HELPSI CAPITAL HUMANO

  1. ¿Necesitas ayudaPérdida de un ser querido, estrés, divorcio, suicidio, depresión, tristeza, insatisfacción con la vida, problemas económicos, con la familia o el trabajo, víctima de violencia… Sea cual sea el problema, NO tienes por qué pasar por eso en soledad. Agenda cita con un profesional  y veamos como podemos enfrentarlo juntos.

Contacto:

Comparte con tus amigos!