Alcoholismo ¿cómo identificar problemas con el consumo de alcohol?

-El alcohol es un solvente espectacular, disuelve: familias, matrimonios, amistades, empleos, cuentas bancarias, neuronas, pero no problemas. –

El alcohol está presente en nuestra sociedad como una sustancia de consumo habitual en reuniones sociales y celebraciones. Para la mayoría de los adultos, el consumo moderado de alcohol probablemente no es peligroso. Sin embargo, el consumo frecuente puede llevar a un problema de salud. Un consumo excesivo de alcohol es llamado alcoholismo o dependencia del alcohol.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la ingesta de alcohol entre la población mexicana de 20 años o más ha aumentado significativamente en los últimos 6 años, pasando de un 53% a un 63%. Y Nuevo León se encuentra entre los 5 estados con mayor consumo de alcohol en el país.

De acuerdo con la reciente Encuesta de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat), en Nuevo León el 17 por ciento de los habitantes de entre 12 y 65 años tiene un consumo frecuente de cinco copas o más al día.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad causada por el consumo excesivo y prolongado de bebidas alcohólicas. El consumo crea dependencia física y/o psicológica y afecta a la salud del consumidor y a las distintas áreas de su vida (familiar, laboral, social…).

El consumo continuado de alcohol causa problemas de salud físicos tales como cirrosis hepática, hipertensión, problemas gastrointestinales, desnutrición, problemas cardiovasculares y aumenta la probabilidad de padecer algunos tipos de cáncer. En cuanto a la salud mental pueden aparecer trastornos del estado de ánimo como la depresión, acentuar algunas enfermedades e incluso producir daño cerebral. Además, una gran ingesta puede provocar la muerte.

alcholismo

Síntomas del alcoholismo

El alcoholismo puede ir de leve a grave según los síntomas, pero es perjudicial en cualquiera de los casos. Los síntomas varían según la persona, pero en general son los siguientes:

  • Incapacidad para limitar la cantidad de alcohol que consumes.
  • Deseo o intentos que acaban en fracaso de reducir la cantidad de alcohol que consumes.
  • Empleo de tiempo en beber o en la recuperación después de haber bebido.
  • Deseo fuerte o necesidad de beber alcohol.
  • Incumplimiento de las responsabilidades laborales o familiares debido al consumo de alcohol.
  • Consumo continuo de alcohol incluso cuando sabes que esto causa problemas de salud y sociales.
  • Abandono o reducción de actividades sociales o laborales y pasatiempos para consumir alcohol.
  • Consumo de alcohol en situaciones donde no es seguro, como al conducir o nadar.
  • Desarrollo de tolerancia al alcohol, de manera que necesitas más cantidad para sentir su efecto o tienes un efecto reducido por la misma cantidad.
  • Presencia de síntomas de abstinencia, como náuseas, sudoración y temblores, cuando no bebes, o beber para evitar estos síntomas.
  • Búsqueda de alcohol constante y de razones para beber.

El alcoholismo incluye episodios de intoxicación por alcohol y episodios con presencia de síntomas de abstinencia.

  • Síntomas de intoxicación: comportamiento inadecuado, estados de ánimo inestables, alteración de la capacidad de juicio, dificultad para hablar, problemas de atención o memoria y mala coordinación. También puedes tener las denominadas lagunas mentales, que son episodios en los que no recuerdas lo ocurrido. Los niveles muy altos de alcohol en sangre pueden provocar un coma o incluso la muerte.
  • Síntomas de la abstinencia: pueden darse varias horas o hasta cuatro o cinco días después de una gran ingesta de alcohol. Consisten en sudoración, aceleración de los latidos del corazón, temblores en las manos, problemas para dormir, náuseas y vómitos, alucinaciones, inquietud y nerviosismo, ansiedad e incluso pueden darse convulsiones. Los síntomas pueden afectarte en la realización de las actividades diarias.
alcoholismo1

¿Cómo identificar problemas con el consumo de alcohol?

Estamos acostumbrados a identificar al alcohólico como alguien que bebe desde por la mañana, que tiene problemas evidentes y que pasa prácticamente todo el día ebrio. Pero existen muchos tipos de alcoholismo y algunos muy difíciles de identificar desde fuera. Y todos ellos, sean más o menos evidentes, pueden causar problemas de salud muy graves.

Las siguientes preguntas te pueden orientar sobre el hecho de necesitar ayuda o no

  • ¿Has intentado alguna vez dejar de beber durante una semana y no has podido cumplirlo?
  • ¿Algún familiar o amigo te ha dicho que bebes demasiado?
  • ¿Te has despertado sin recordar lo que había sucedido la noche anterior?
  • ¿Alguna vez has bebido por la mañana o has esperado impaciente a que llegara la hora de poder tomar un trago?
  • ¿Has sentido vergüenza por tu forma de beber en alguna ocasión?
  • ¿Alguna vez has llegado tarde o faltado a tu trabajo a causa del alcohol o de la resaca?
  • ¿Has bebido en casa antes de una reunión social como una fiesta?
  • ¿Has tenido discusiones o problemas familiares relacionados con el consumo de alcohol?

Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas es recomendable que consultes con un profesional. Reconocer el problema es el primer paso de la recuperación de la enfermedad.

Elvin Morton Jellinek fue el primero en hacer un estudio científico sobre el alcoholismo y las adicciones. Creó un modelo gráfico para que todo el mundo pudiera entender el progreso real de alcoholismo en cada persona.

La escala de Jellinek sirve para medir los grados de alcoholismo de las personas de un modo general. Identificó tres fases en el progreso de alcoholismo de un individuo, que vamos a ver de manera sencilla a continuación:

1. Fase crucial

Esta fase comprende el paso de beber de forma social ocasionalmente a beber para aliviar la ansiedad o la percepción de los problemas que tenga esa persona. El consumo de alcohol aumenta y esto conlleva problemas físicos y psicológicos que afectan a las relaciones sociales. Inicialmente no parece tener importancia, pero cuanto más aumenta el consumo, más dependencia crea al alcohol hasta llegar un momento en el que no puede actuar con normalidad sin beber.

La persona se vuelve adicta y utiliza los efectos del alcohol para sobrellevar los problemas. Por otra parte, aparece el síndrome de abstinencia, lo que los lleva a beber para eliminar el malestar que este genera.

En esta fase se empiezan a notar los efectos de un consumo continuado de alcohol como las lagunas mentales. Se dedican tiempo y recursos a comprar y beber alcohol durante el día y se eliminan algunas tareas para empezar a beber cada vez antes.

Consecuentemente empiezan los problemas en el trabajo, las relaciones sociales, familiares y sentimentales. Es entonces cuando se pasa a la siguiente fase: la fase crónica.

2. Fase crónica

En esta fase el consumo de alcohol ya es continuado y ha empezado a generar problemas en distintas áreas de la vida de la persona. Viendo las consecuencias del consumo, ha intentado dejar de beber en varias ocasiones, pero sin éxito.

Bebe de forma compulsiva y su vida gira alrededor del consumo de alcohol. Busca cualquier excusa y tiempo para beber. Aun viendo todo lo negativo que está ocasionando su adicción, no puede dejar de beber. La salud se ve afectada y aunque puede no presentar síntomas de deterioro, los órganos internos pueden estar ya comprometidos.

Entra en un círculo de destrucción en el que sigue consumiendo alcohol aun sabiendo el daño que le hace y sufre episodios de culpabilidad y desesperación por no poder dejar la bebida.

A estas alturas si el consumo continúa, las consecuencias pueden ser graves y el final dramático.

3. Fase de rehabilitación

La persona se da cuenta de la gravedad de las consecuencias del consumo de alcohol y decide parar de beber. Para ello busca ayuda externa. En el proceso de rehabilitación pasa por varias etapas para conseguir estar limpia de las sustancias que le han vuelto adicta.

¿Necesitas ayuda?

Reconocer que se tiene un problema con el consumo de bebidas alcohólicas es el primer paso para lograr estar libre de alcohol. Aunque el tratamiento de rehabilitación es un proceso muy particular y especializado, como primer paso puedes pedir orientación a profesionales de la salud para desarrollar técnicas de autocontrol y confianza e implementar poco a poco cambios positivos en tu estilo de vida, también te asesorará hacia dónde puedes acudir para empezar tu rehabilitación integral.

HELPSI CAPITAL HUMANO

¿Necesitas ayudaPérdida de un ser querido, estrés, divorcio, suicidio, depresión, tristeza, insatisfacción con la vida, víctima de violencia… Sea cual sea el problema, NO tienes por qué pasar por eso en soledad. Agenda cita con un profesional  y veamos como podemos enfrentarlo juntos.

Envíanos un correo: info@helpsi.mx
Messenger: Helpsi Capital Humano
Whatsapp: +52 8115828916

Comparte con tus amigos!