Aprendiendo a vivir con las pérdidas

Todos los seres humanos hemos pasado o pasaremos por el dolor de una pérdida por diferentes motivos:

  • Pérdidas relacionales: Tienen que ver con las pérdidas de persona. Es decir, separaciones, divorcio, muerte de seres queridos, etc.
  • Pérdidas de capacidades: Ocurre cuando un individuo pierde capacidades físicas y/o mentales. Por ejemplo, por una amputación de un miembro.
  • Pérdidas materiales: Se da ante las pérdidas de objetos, posesiones y, en definitiva, pérdidas materiales.
  • Pérdidas evolutivas: Son los cambios de las etapas de la vida; vejez, jubilación, etc.

Toda pérdida va acompañada de una pérdida simbólica que juega un papel fundamental en nuestro día a día.

El sufrimiento que aparece ante una pérdida ya sea por muerte, separación o abandono repentino, nos enfrenta a desafíos que crean la sensación de no saber cómo empezar a resolver.

Enfrentar un duelo es entrar a un territorio desconocido que transforma nuestro mundo y puede volverlo caótico.

¿Cómo aceptar una pérdida?

Aceptar una pérdida es un proceso transitorio y cada persona tiene su tiempo y mecanismos psicológicos que ayudan a sobrellevar y superar esta situación. Sin embargo, algunas personas necesitan de una orientación profesional para poder elaborar el proceso de duelo y asumir los cambios. Aprender a vivir con las pérdidas lleva tiempo y trabajo pero existen algunas recomendaciones que pueden ayudar a ser más llevadera esta situación.

1.- No te presiones
Date un tiempo para entender o reflexionar sobre lo que pasó. El duelo es un periodo especial de tu vida que puede implicar grandes cambios y no todos ellos pueden entreverse ni digerirse desde el primer momento. En la medida de lo posible, no saltes a tus labores cotidianas de inmediato. Permítete una pausa: asume que estás iniciando un duelo.

No hay una fecha límite para finalizar el duelo

Cada duelo es único y sigue su propio curso. Procura delegar o posponer tareas en el hogar o en el trabajo y permite unos días para reencontrarte paulatinamente con tu rutina.

2.- Aprende a pedir ayuda
En los primeros días del duelo, debido a las exigencias emocionales que implica, las más pequeñas tareas pueden volverse labores agotadoras por lo que es importante pedir asistencia. Procurar acompañamiento en realizar diligencias, compras o labores domésticas es altamente recomendable. De hecho, debido a todo lo que estamos procesando interiormente, es natural que nos cueste concentrarnos o perdamos la atención, lo que nos hace susceptibles a accidentes.

3.- Expresa lo que sientes
Es saludable comunicar lo que sientes, las emociones que te embargan es bueno hablarlas con una persona de confianza que te pueda comprender y apoyar. Reconocer tu experiencia y hacérsela sentir a otros no es un signo de debilidad.

Muestra tu valentía en aceptar lo que te está ocurriendo

4.- Atiende los síntomas que manifieste tu cuerpo
También es importante detenerse para revisar cómo se está sintiendo uno físicamente. Dolores de cabeza, migrañas, malestares gastrointestinales, mareos y dificultades respiratorias son comunes.

El reposo físico y la atención médica son importantes durante este tiempo, de producirse señales de malestar

Si se está sometido a tratamientos o medicaciones por enfermedades preexistentes es vital respetarlos pues síntomas controlados son susceptibles a reaparecer o agravarse durante el duelo.

5.- Realiza actividades al aire libre

El contacto con lo natural es un gran regulador de todos los seres vivos

Respirar aire fresco, exponerse a la luz del sol o tomar un breve paseo en el parque, tiene un efecto positivo sobre las personas.

6.-Establece una rutina

Organiza tu día y establece horarios para descansar y comer. Integra en tus actividades diarias hobbies, actividad física, meditación o simplemente un tiempo a solas.

Todo fin es el principio de algo nuevo, en lo que nosotros podemos influir, para obtener el máximo beneficio posible. Aprender a disfrutar de lo positivo que tenemos en nuestra vida y aceptar las cosas negativas, pero sin quedarnos atrapados en esos aspectos, es necesario para equilibrar de nuevo nuestra vida. Aprender a vivir con una pérdida es un proceso difícil y doloroso, pero posible. Si este es tu caso no dudes en buscar ayuda profesional.

Helpsi Capital Humano

¿Necesitas ayudaPérdida de un ser querido, estrés, divorcio, suicidio, depresión, tristeza, insatisfacción con la vida, víctima de violencia… Sea cual sea el problema, NO tienes por qué pasar por eso en soledad. Agenda cita con un profesional  y veamos como podemos enfrentarlo juntos.

Envianos un correo: info@helpsi.mx
Messenger: Helpsi Capital Humano
Whatsapp: +52 8115828916

Comparte con tus amigos!