5 Tipos de autoestima y causas de una autoestima baja.

La autoestima es el aprecio y estima que alguien tiene de sí mismo y es importante para llevar una vida plena, sentirnos capaz de superar obstáculos, plantearnos metas y tener logros a nivel personal y profesional. La autoestima se va modificando a lo largo de nuestra vida conforme vamos creciendo y desarrollándonos. No siempre tenemos la misma autoestima ya que cambia con la relación al mundo y sociedad en la que vivimos.

Existen varias clasificaciones de los tipos de autoestima acuerdo con Hornstein.

1- Autoestima alta y estable

Autoestima fuerte o elevada, las personas con ese tipo de autoestima no se ven influidas por lo que ocurra a su alrededor de forma negativa.

Además, son capaces de defender su punto de vista de forma calmada y se desenvuelven de forma exitosa a lo largo del tiempo sin derrumbarse.

2- Autoestima alta e inestable

Alta autoestima, pero solo se mantiene un tiempo ya que no se tienen las herramientas suficientes para enfrentarse a ambientes estresantes y esto suele desestabilizar, por lo que no se acepta el fracaso ni tampoco posturas opuestas.

3- Autoestima estable y baja

Se caracterizan por infravalorarse en todo momento, es decir, por pensar que no se puede hacer aquello que se propongan. Hay indecisión y temor a equivocarse, por lo que siempre se buscara el apoyo de otra persona. De forma general se valoran de forma negativa.

4- Autoestima inestable y baja

Preferencia para pasar desapercibido en todo momento y pensar que no se puede conseguir nada. Sensibilidad y evitación de conflictos incluso cuando se tiene la razón.

5-Autoestima inflada

Se caracteriza por personalidad fuerte y sentimiento de superioridad hacia las personas alrededor. No se escucha a los demás ni presta atención. Tendencia a culpabilizar a los demás en situaciones estresantes. Dificultad para corregir errores y aceptar críticas. Materialistas y superficiales.

¿Cómo se explica el tener un tipo y no otro de autoestima?

La autoestima se va formando a medida que vamos creciendo gracias a nuestra relación con nosotros mismos y con el entorno y las personas que nos rodean.

Las personas con baja autoestima, entonces, tienen problemas de autoaceptación. Esto puede significar que son jueces muy severos de sí mismos, que no se respetan a sí mismos o que se tienen demasiada compasión; del modo que sea esto se traduce en una relación particular con los demás, en las que el individuo siempre ocupa un lugar inferior o de sometimiento.

Características y síntomas de la baja autoestima

tipos autoestima 1

No es simple describir los síntomas de la baja autoestima, ya que no se trata de una enfermedad. Aun así, existen rasgos generales que acusan la falta de autoestima:

  • Dificultades para decir que no.
  • Vivir los errores o los defectos propios como algo catastrófico e insuperable.
  • Perseguir la aprobación de los demás constantemente.
  • Mostrarse intolerante hacia la crítica.
  • Deseo compulsivo de complacer a los demás.
  • Exagerar los triunfos o virtudes de los demás.
  • Vivir con miedo exagerado a equivocarse.
  • Mostrarse tímido, inseguro o rehuir al contacto con los demás.
  • Tolerar o aceptar condiciones indignas o humillantes sin protestar o buscar alternativas.
  • Vivir los propios triunfos o aciertos como algo efímero, incompleto o ajeno.
  • Compensar los sentimientos hacia sí mismo mediante arrogancia, pedantería o prepotencia.

Las causas de una baja autoestima pueden ser tan variadas como la vida del individuo, pero pueden considerarse las siguientes:

  • Crianza. El modelo de crianza durante etapas críticas de la niñez y la juventud pueden marcar la diferencia entre una autoestima alta y una baja. Padres castigadores, que eduquen a sus hijos en un sentido de la minusvalía pueden impedirle a una persona reconocer sus propios valores.
  • Eventos traumáticos. A menudo ocurre que eventos particularmente dolorosos o humillantes para un individuo lo convenzan de ser débil o indigno.
  • Fobias. A menudo los miedos irracionales pueden incidir en la autovaloración y pesar tanto en ella que impiden a las personas apreciar el resto de su personalidad.
  • Dificultades sociales. La falta de interacción social, o el miedo a los demás, o distintas formas de aislamiento social y de angustia social, inciden en la percepción del individuo sobre sí mismo en comparación con los demás, a quienes piensa “normales”.
  • Otros factores. Es posible que enfermedades psíquicas o incluso hormonales incidan en el funcionamiento emocional del individuo y le impidan tener una autoestima saludable.

Factores que influyen en la autoestima 

La familia y los amigos

Nuestros padres van a ser los encargados de forjar nuestra autoestima desde que nacemos. Si ellos no lo tienen presente pueden afectar de forma negativa con las etiquetas o comentarios que nos asignan al dirigirse a nosotros. La autoestima se irá fortaleciendo o debilitando en base a estas etiquetas, que al igual que sus padres le pondrán sus profesores y amigos.

 Alcance de metas y objetivos

Para gozar de una buena autoestima algo muy importante que tiene que existir en nuestra vida son las metas y objetivos. Conseguir algunos de ellos nos dará la confianza que necesitamos y además aumentará la percepción positiva que las personas tienen de nosotros, lo que a su vez influirá positivamente.

Atención que se recibe

El ser aceptado y respetado por las personas que nos rodean también nos ayuda a desarrollar un tipo de autoestima, en este caso de tipo alto. Por otro lado, el recibir interés por las personas que te importan también es otro elemento a tener en cuenta y que ayudará a formar la autoestima.

¿Cómo podemos mejorar nuestra autoestima?

autoestima alta

Presta más atención a aquellos que te hace especial y único.

Evita ser demasiado crítico. La perfección es enemiga de la autovaloración y no existe como tal, ya que siempre habrá algo que no sepamos hacer del todo bien y eso está bien.

Aprende de tus errores de manera constructiva. Todo el mundo se equivoca y nosotros también nos tenemos que permitir hacerlo, pues si no nos equivocamos jamás podremos aprender como es debido. Hay que ver los errores como fuentes de aprendizaje y no como ataques personales.

Metas realistas. Tenemos que ser capaces de ponernos metas que sí son viables y que somos capaces de cumplir tanto a corto como a largo plazo.

Sentirse orgulloso. Hay que sentirse orgulloso de lo que somos y hemos conseguido en nuestra vida porque ha sido fruto de nuestro esfuerzo y dedicación única y exclusivamente.

Una persona a lo largo de su vida puede presentar diferentes tipos de autoestima dependiendo de la situación a la que se esté enfrentando o las relaciones que tenga con las personas de su alrededor. Conocernos a nosotros mismos es el primer paso para aceptarnos y mejorar nuestra autoestima. Reconoce tus virtudes y trabaja en construir la versión que más te guste de ti mismo.

“Usted mismo, tanto como cualquier otro en el universo entero, merece su amor y afecto” Buda

Esta frase nos dice que nadie va a querernos tanto como nosotros mismos, y que, aunque a veces nos cueste verlo, todos nos merecemos nuestro propio amor y afecto.

Siga Leyendo:

Comparte en tus redes