¿Cómo superar el Síndrome Post-vacacional?

Sin lugar a dudas uno de los momentos más esperados en la vida de los estudiantes y de los empleados es el período vacacional. Las vacaciones representan un tiempo de descanso entre las actividades que bajo cierta rutina acostumbramos realizar y aquellas a las que aunque sean de nuestro interés y agrado normalmente no podemos dedicarles tanto tiempo como a las habituales.

Para la mayoría de las personas el reincorporarse a sus actividades cotidianas no representa graves complicaciones, sin embargo, hay quienes sufren un gran desajuste tanto físico como emocional, lo que coloquialmente se conoce como Síndrome Post-vacacional o Estrés Pre-laboral. De acuerdo a estudios realizados, se sabe que quienes son más propensos a sufrir un desequilibrio al regresar a sus actividades son aquellas personas en las que su lugar de trabajo o de estudio representa estar bajo mucha tensión o ansiedad. Por ejemplo, a un joven o un trabajador que sufra de acoso (bullying, mobbing) por parte de sus compañeros, probablemente le será más complicado reincorporarse de nueva cuenta a sus labores. Lo mismo podría suceder en quienes laboran en un puesto o estudian aquello que no les causa ninguna gratificación a nivel emocional.

El estrés es una respuesta normal de adaptación a las demandas del ambiente, sin embargo, si la intensidad de la demanda (estresor) es muy grande y las reacciones de estrés muy intensas o perduran demasiado tiempo, los recursos emocionales con que contamos pudieran agotarse llegando a generar otros síntomas como los relacionados al Síndrome Post-vacacional: cansancio, tristeza o depresión, preocupación, disminución del rendimiento, ansiedad, temblores, mal humor, molestias digestivas, taquicardia, fatiga, insomnio, aumento de la frecuencia respiratoria y excesiva sudoración, entre otros. Aunque el Síndrome Post-vacacional no es propiamente un trastorno y no se encuentra tipificado dentro del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), los síntomas por los que se le conoce hacen referencia a untrastorno adaptativo para el cual, según el DSM-V, deben de cumplirse una serie de criterios para ser considerado como tal. Por ejemplo, quien sufra de este trastorno debe experimentar esos síntomas como consecuencia de la reincorporación a su actividad habitual, y perdurar durante al menos 3 meses después del reingreso a la misma.

Te compartimos una serie de recomendaciones para superar el Síndrome Post-vacional, así como para prevenir las consecuencias negativas del estrés en general:

  • Comienza poco a poco tus actividades.
  • Usa el tiempo de comer como momento de descanso, aprovecha la comida para hacer vida social y familiar.
  • Duerme lo suficiente, evita desvelarte.
  • No lleves pendientes de trabajo a casa.
  • Practica algún deporte de tu agrado.
  • Organiza tus actividades estableciendo horarios determinados para cada una de ellas.
  • No des vueltas a un mismo tema, esto produce ansiedad, trata de encontrar alternativas.
  • Practica la relajación.
  • Lee algún libro, los de autoayuda te pueden ser de utilidad.
  • Exponte poco a poco a las situaciones que tengas pánico.
  • Aprende a decir no, practica mejorar tus habilidades sociales.
  • No dudes en solicitar apoyo para sobrellevar la situación.

Estas sugerencias te pueden ser de mucha utilidad pero recuerda que siempre es necesaria la evaluación de un profesional de la salud para poder determinar si padeces alguna alteración o trastorno a nivel emocional, contáctanos si lo consideras necesario.

Comparte con tus amigos!