El suicidio en México, medidas de apoyo para quienes se encuentran cerca de la persona en riesgo

Cuando hablamos de suicidio pareciera un tema ajeno para la mayoría de nosotros; sin embargo, para muchos otros, es una realidad que día con día presencian tanto en su entorno social como en sus pensamientos. Lamentablemente la decisión de acabar con la propia vida no siempre es identificada por quienes acompañan a la persona en riesgo. De hecho, en nuestros centros de trabajo puede haber más de una persona que ha planeado o, incluso, atentado contra su vida y no nos hemos dado cuenta. Si el trabajador mexicano promedio pasa más horas laborando que conviviendo con su familia y amigos, sería entonces necesario que todas las empresas sean capaces de identificar, prevenir e incluso tratar a quienes presentan ideas o intentos suicidas.

Contar con campañas permanentes para la prevención de problemáticas y enfermedades asociadas a la salud emocional y psicológica (tales como depresión, ansiedad, estrés, problemas familiares, de pareja, económicos, etcétera.) será el primer paso y más importante que toda empresa debe dar en la búsqueda de mejorar la calidad de vida de sus colaboradores. Te compartimos en este artículo algunos datos importantes sobre este tema y su oportuna prevención.

Suicidio a nivel mundial

De acuerdo con un informe publicado por la OMS, una persona se suicida cada 40 segundos en todo el mundo, esto suma una cantidad de 800,000 personas que mueren a causa de suicidio al año. Se ha registrado que la gran mayoría de los suicidios ocurren en países con niveles de ingresos bajos y medios, al mismo tiempo se detectó que durante el año se suicidaron más hombres que mujeres.

Desde el registro del año anterior la tasa global de suicidios disminuyó un 9.8% y esto se asocia a las campañas de prevención que se implementan en algunos países.

Suicidio en México

Según estadísticas del INEGI, el suicidio en nuestro país tuvo su mayor alcance entre los años 2013 y 2015; las cifras para el 2016 disminuyeron un poco y la población que se ha visto más afectada son jóvenes de 20 a 24 años, de 25 a 29 años y en tercer lugar adolescentes de 15 a 19 años. Estos datos nos indican que algo ocurre con los jóvenes mexicanos entre la pubertad y la adultez que ha orillado a que sean las principales víctimas de este fenómeno.

Factores relacionados con el suicidio

Los datos anteriormente mencionados, pueden dar cuenta de que existe más de un factor que influye en los suicidios que ocurren a nivel mundial y nacional, algunos de éstos son: sexo, edad, contexto económico, social y cultural.

Sin embargo, pareciera que ni siquiera las estadísticas podrían responder a la pregunta “¿qué es lo que está causando los suicidios?” y ello se debe a que éste fenómeno es de índole subjetivo, aunque, claramente, está influenciado por factores externos. Esto abre la pregunta: ¿Por qué hay quienes se suicidan y por qué otros no lo hacen? Al tratar de responder a esta pregunta, se adentra en el campo de lo psíquico y con esto, todas las particularidades que surgen en el caso por caso.

Ante estas singularidades, se puede observar que habrá ciertos elementos en común, los cuales permiten que se puedan hacer estudios o investigaciones para desarrollar estrategias de intervención y prevención adecuadas que reduzcan la presencia de este fenómeno.

Cómo detectar el riesgo suicida

En diferentes estudios que existen sobre suicidio y riesgo suicida, aparece la depresión como un antecedente significativo; quienes han atravesado episodios de depresión, tienen mayor incidencia en presentar riesgo suicida o llevar a cabo un suicidio. Debido a esto, algunas estrategias de prevención del suicidio están relacionadas con identificar signos de depresión en una etapa temprana, para brindar las atenciones necesarias y evitar que la persona se ponga en riesgo a sí misma.

Algunos signos de depresión que se observan frecuentemente son:

  • Tristeza, ansiedad o sentimiento de vacío.
  • Pérdida de interés en actividades que antes producían placer.
  • Fatiga.
  • Trastornos alimenticios.
  • Trastornos de sueño.
  • Retraimiento social.
  • Ideas suicidas.

En casos en los que se observen tres o más de estos signos, se recomienda que se busque ayuda con un profesional de la salud y se de atención lo más pronto posible.

5 pasos para la prevención del suicidio

Prevenir es anticipar, ser capaces de identificar oportunamente un conjunto de indicadores relacionados a determinado tema con el propósito de actuar de forma efectiva para evitar que se desarrollo un problema. Por eso, la prevención es tan importante en cualquier escenario, especialmente en los centros de trabajo, donde la mayoría de nosotros pasamos muchas horas y, dependiendo de las condiciones de nuestros puestos laborales, nuestra calidad de vida, descanso y disfrute están directamente relacionados a nuestras posibilidades de esparcimiento y control sobre nuestra demanda de trabajo.

Consideramos que la información preventiva debe ser de particular interés para las áreas de comunicación y recursos humanos de cualquier organización. 

El primer paso para prevenir es detectar, se requiere ser observador y poder identificar cambios en el estado de ánimo o la conducta de la persona que posiblemente esté afectada.

 El segundo paso es acompañar socialmente existe una tendencia a utilizar frases motivacionales o querer “animar” al otro, sin embargo, cuando hay una cuestión de depresión, este tipo de intervenciones no tienen un impacto efectivo e incluso pueden hacer que la víctima sienta culpa por no poder cumplir con lo que se le exige o por sentirse imposibilitada a hacer eso que aparentemente es muy fácil para los demás. Debido a esto la recomendación es brindar un acompañamiento y hacer sentir a la persona escuchada y apoyada.

El tercer paso es consolidar las redes de apoyo, esto significa hacerle saber a la persona afectada que no está sola y ayudarle a buscar la atención que necesita. Las redes de apoyo pueden ser: familiares, amigos, instituciones, escuelas, etc.

El cuarto paso es iniciar un proceso de atención psicológica, siempre será necesario que quien atraviesa un episodio de este tipo, reciba la atención de un profesionista de la salud, que lo va a orientar y guiar de manera especializada para que pueda encontrar su propia forma de enfrentar las situaciones que vive.

El quinto paso es prevenir y permanecer alertaya que se ha eliminado el riesgo, la prevención tiene que ver con construir nuevas formas de relacionarse, crear ambientes adecuados, mejorar la comunicación interpersonal, etc. Para que se brinden las condiciones óptimas y no haya reincidencia en este tipo de situaciones y se facilite el desarrollo de las herramientas emocionales, subjetivas y sociales, para evitar que quienes no han presentado algún cuadro clínico de este tipo, lo hagan.

Construye en tu centro de trabajo un ambiente facilitador que contribuyan a la prevención del suicidio. Contáctanos para ayudar a tu organización a crear las acciones necesarias para la prevención de riesgos e identificación temprana de cualquier padecimiento de salud emocional asociado al suicido.

Conoce nuestros servicios para tu negocio:

Atención psicológica en línea

Módulo in situ/coaching de vida

¿Eres amigo o familiar de alguien que intentó o mencionó que desea suicidarse? Ayúdale a recibir apoyo profesional: Contratación de terapia psicológica online.

¿Necesitas ayuda?

Perdida de un ser querido, divorcio, suicidio, depresión, tristeza, insatisfacción con la vida, problemas con la familia o el trabajo, víctima de violencia… Sea cual sea el problema, NO tienes por que pasar por eso en soledad. Agenda tu cita online y veamos como podemos enfrentarlo juntos.

MEDIOS DE CONTACTO:

Correo electrónico: info@helpsi.mx

Sitio web

Facebook

Twitter

LinkedIn

Fuentes:

https://scholar.google.com.mx/scholar?q=suicidio+y+depresion&hl=es&as_sdt=0&as_vis=1&oi=scholart
https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2018/suicidios2018_Nal.pdf
Comparte con tus amigos!