Siete recomendaciones para superar el Síndrome Post-vacacional.

Para la mayoría de la gente el Síndrome Post-vacacional es ajeno y no representa graves complicaciones, el reincorporarse a la vida laboral o estudiantil luego de un período de descanso es sencillo, sin embargo, hay otro grupo de personas que comienzan a sentirse emocional y físicamente inestables cuando están a punto de reiniciar sus actividades habituales. Los síntomas más comunes que desarrollan son:

  • Cansancio extremo aún sin haber hecho grandes esfuerzos.
  • Sentimiento de tristeza o desesperanza, sobre todo si el período vacacional correspondió al fin de año donde comúnmente solemos revisar nuestras metas personales y evaluar cómo estuvo nuestro año.
  • Preocupación. Debido a esa misma evaluación que hacemos de nuestra vida, muchas personas comienzan a preocuparse porque sienten que no están en el empleo o escuela que deberían y empiezan a sentir frustración.
  • Disminución del rendimiento, debido al cansancio experimentado porque los resultados que obtienen no son los mismos.
  • Ansiedad, temblores y mal humor. Una sensación de desesperación y agitación motora comienzan a presentarse.
  • Molestares físicos como: problemas digestivos (diarrea, estreñimiento, gastritis, colitis, etc.), taquicardia, fatiga, insomnio, respiración acelerada, sudoración excesiva, entre otros.

Si presentas todos o la mayoría de estos síntomas y coincide con este regreso a tu rutina, entonces tal vezestás experimentando el Síndrome Post-vacacional o Estrés Pre-laboral. Aquí te compartimos 7 recomendaciones básicas para hacer frente al estrés laboral y olvidarte de las preocupaciones:

1. Comienza tus actividades poco a poco. Por ejemplo, utiliza los primeros 15 minutos del día para repasar el trabajo más importante que dejaste pendiente el día anterior. Si tienes que realizar algunas llamadas, dedica un día de la semana para realizarlas, así aprovecharás el resto de los días en tareas más urgentes.

2. Empieza el día antes de tu horario. Para algunas personas esto puede parecer innecesario pero comenzar el día laboral un tiempo antes que el resto te generará mayor concentración y productividad, lo cual se verá reflejado en la disminución de tensión y carga laboral. Además, si tienes posibilidad de hacer ajustes en tu horario de entrada, considera esta opción que aumentará tu rendimiento.

3. Agenda tu tiempo tanto dentro como fuera de la oficina o escuela. Si tu jornada acaba entre las 18:00 y las 20:00, más el tiempo que te tomes en el tráfico hasta llegar a tu casa, es probable que dispongas de escasos momentos para realizar otras actividades, por ello intenta crear huecos al iniciar el día. Establece una hora para levantarte, por ejemplo a las 6:00 a.m. sal a correr, practica yoga o algún deporte. Después toma un desayuno alto en proteínas y bajo en carbohidratos, evita los típicos desayunos apresurados de café y pan, ya que conforme transcurra el día irás sintiendo cómo disminuye tu energía tanto física como emocional. Al principio, esto puede costarte trabajo, pero es una excelente forma de evitar la típica ansiedad matutina y de comenzar bien el día.

4. Utiliza el tiempo de comer como momento de descanso, aprovecha la comida para hacer vida social o familiar. Esnormal que algunos días te sientas más motivado que otros por ello en los días en que falte motivación destina unos minutos para estar a solas con tus pensamientos, relajarte y analizar qué es lo que te está haciendo sentir de esa manera. Recuerda el antiguo proverbio chino: “si un problema tiene solución, no hace falta preocuparse. Si no tiene solución, preocuparse no te servirá de nada.”.

5. Duerme lo suficiente, evita desvelarte. Es probable que el mismo estrés te provoque insomnio o bien tal vez te estés llevando pendientes de trabajo a casa o estés pasando demasiadas horas frente al televisor durante la noche y esto haga que te desveles. Establece un horario para dormir, procura que tus horas de descanso no sean interrumpidas a causa, por ejemplo, del teléfono. La falta de horas de descanso es una de las principales causantes de que se presente o intensifique cualquier problema psicológico. Intenta tomar algún té que te ayude a conciliar el sueño más rápidamente.

6. Organiza tus actividades estableciendo horarios determinados para cada una de ellas. Seguramente tienes muchas más cosas que hacer o en qué pensar además de cosas de trabajo, pero en ocasiones las preocupaciones pueden quitarte demasiadas horas útiles y en consecuencia generarte una gran carga laboral que al final de cuentas terminará sofocándote. Por ello lo más adecuado es llevar una agendaAnota en ella cada cosa que tienes que hacer, los pendientes más importantes, las cosas urgentes y lo que puede esperar para después, es una técnica fácil y muy útil que te ayudará a organizarte y a manejar la situación de manera adecuada.

7. Solicita el apoyo de los demás. Muchas veces todos los síntomas de estrés post-vacacional se ven intensificados debido a que no hablas con nadie sobre lo que te está sucediendo y la carga emocional termina por sobrepasarte. Es importante que compartas tus sentimientos, busca exponer tus puntos de vista y solicita una retroalimentación o consejo. Recuerda que lo que te está pasando es normal, por lo cual es seguro que alguien más lo pudo haber experimentado ya y resolvió su situación de manera adecuada, considera que pueden darte sus recomendaciones si les compartes tu sentir. Además, si tus síntomas no disminuyen y, por el contrario, pasan los meses y no logras reincorporarte del todo a tus actividades, no dejes pasar el tiempo y consulta con un especialista; los psicólogos pueden ayudarte con técnicas para manejar tu estrés y de esta manera evitar el desarrollo de trastornos emocionales que requieran un tratamiento a mediano y largo plazo.

Comparte con tus amigos!